Una pequeña escuela de la zona de Turrialba, a pesar de contar tan solo con 31 alumnos, ha sido la primera en conseguir la bandera azul por su arduo trabajo en materia medio ambiental. Voluntarios de Nueva Acróplis llevaron a cabo un taller de arte-terapia en esta escuela de San Miguel, enfocado en la apreciación de los recursos naturales, el reciclaje y la imaginación como una herramienta más en la formación de estos niños entusiastas.

“Este tipo de actividades son muy productivas ya que nos ayuda a combatir del bullin y otros problemas, los niños se desestresan de las horas lectivas y nosotros también” Niña Mauren, Profesora de la institución.

 

Deja una Respuesta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR