Reproducción del “esquisúchil” o Árbol del santo Hermano Pedro (Guatemala)

Voluntariado Ecológico

En el marco de la celebración del Día Mundial del Voluntariado, Nueva Acrópolis apoyó la actividad de conservación de un patrimonio tangible e intangible del país, el árbol esquisúchil, sembrado por el santo Hermano Pedro de Betancur, único Santo católico de Guatemala, el 19 de marzo de 1657. Se extrajeron raíces del antiguo árbol para poder obtener clones del mismo. Dos de los fragmentos de raíz se plantaron en una jardinera especialmente preparada en el atrio de la Iglesia de El Calvario en La Antigua Guatemala,  y otros dos en macetas al cuidado de nuestros voluntarios y el Doctor Miguel Torres, quien también es académico numerario de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala.

Para dar fe de la autenticidad de la reproducción, se levantó acta eclesiástica suscrita por varios testigos de honor especialmente invitados para el acto, entre ellos varios miembros de Nueva Acrópolis; Monseñor Ramiro Pellecer, Obispo Emérito de Sacatepéquez; las religiosas ortodoxas la Igumeni o Abadesa Inés Ayau y Madre Ivonne Sommerkamp, quien en su condición de Micóloga estableció el diagnóstico de la infección fúngica que afecta el árbol original, lo que motivó su clonación; Fray Pedro de la Iglesia de San Francisco el Grande; Fray José Contrán de las Obras Sociales del santo Hermano Pedro; el cronista de La Antigua Guatemala, la directora nacional de la Asociación Cultural Nueva Acrópolis Guatemala, Licda. Patricia Muñoz,  y otros personajes invitados especialmente al evento por el doctor Miguel Torres, principal gestor y científico estudioso del rescate del árbol de Esquisúchil.

Este artículo también está disponible en: Inglés

Deja un comentario